Cuando sientes que la mano de la muerte se posa sobre el hombro, la vida se ve iluminada de otra manera y descubres en ti misma cosas maravillosas que apenas sospechabas. ISABEL ALLENDE.







domingo, 10 de agosto de 2014

"Regalame un pedazo de estrella".
Pidio entonces ella. Y el bajo la cabeza, entristecido.
-"Oh no... No puedo darte lo que me has pedido. ¿no sabes que las estrellas aun no han florecido? "
(El coleccionista de relojes extraordinarios. Laura Gallego)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada